La madera plástica es un producto industrial obtenido mediante la extrusión de materias primas 100% recicladas, compuestas por polietilenos y polipropilenos debidamente dosificados los cuales provienen de desechos industriales y rurales. El producto final es un producto totalmente ecológico el cual ayuda a preservar los recursos naturales y evita la contaminación ambiental y la tala de bosques.

Tiene características similares a la madera natural, lo que lo convierte en el producto ideal para fabricar estibas, guacales, corrales, establos, pesebreras, comederos, saladeros, casas de mascotas, parques, formaletas, pisos para cuartos fríos, superficies de trabajo y carrocerías, entre otros.

  • Su vida útil es de más de 100 años en condiciones climáticas extremas.
  • No requiere pintura, anticorrosivos y plaguicidas.
  • Es inmune a insectos, plagas, hongos, bacterias y roedores.
  • No recibe ni almacena agentes fitosanitarios.
  • Es resistente a factores climáticos.
  • Es totalmente térmico.
  • No sufre alteraciones entre los – 40º y los + 70 ºC.
  • No contiene químicos perjudiciales para la salud.
  • Fomenta el reciclaje.
  • Amigable con el medio ambiente: evita la tala indiscriminada de árboles.
  • Reduce la demanda de materias primas vírgenes.
  • Ayuda a disminuir la contaminación.
  • Es resistente a fuertes impactos, a la tracción y a la flexión.
  • Es más liviana que el concreto.
  • No se astilla ni se parte fácilmente.
  • No constituye riesgo al manipularla.
  • Se puede serruchar, grapar, taladrar, clavar con puntillas o tornillos, perforar cepillar y formar con todo tipo de maquinaria para carpintería.
  • Es impermeable, no recoge humedad, no se pudre ni se oxida.
  • Es piroresistente, resiste el fuego directo, no transmite la llama.
  • Es aislante térmica y eléctrica.
  • No requiere mantenimiento.
  • Resistente a solventes.
  • Fácil de limpiar (jabón y agua).
  • Completamente sólida.
  • Se fabrica en cualquier medida, para cualquier peso y carga.

Últimas publicaciones